La tarjeta regalo se ha convertido en el presente más usado en eventos tanto sociales y profesionales

Sipcards / NOTICIAS  / La tarjeta regalo se ha convertido en el presente más usado en eventos tanto sociales y profesionales
tarjeta-regalo-gift-

La tarjeta regalo se ha convertido en el presente más usado en eventos tanto sociales y profesionales

La tarjeta regalo es un tipo de tarjeta de débito que está precargada con fondos para un uso futuro.
Por lo general, hay dos tipos de tarjetas precargadas, las de circuito abierto y las de circuito cerrado. Ambos tipos normalmente se pueden usar tanto para pagos en línea como para pagos presenciales.

Cuando se emite una tarjeta de prepago/regalo esta se carga con una cantidad inicial mínima y una cantidad máxima. El mínimo común es entre 10€, y 20€, el máximo suele ser de 500€ aunque estas cantidades pueden variar.
Como precaución para mitigar el riesgo de pérdidas, muchas tarjetas de regalo también se pueden registrar en línea. Lo que permite rastrear y congelar el saldo restante si se pierde dicha tarjeta.
Por esta razón algunas tarjetas de regalo son más seguras que el dinero en efectivo.

LA PRINCIPAL DIFERENCIA

Las tarjetas de circuito cerrado

Por lo general, solo se pueden usar en un mismo comercio, algunas de las más conocidas son las del Corte Inglés, Zara, Springfield y otras cadenas de supermercados.

A menudo son comercializadas por las propias tiendas minoristas que permiten a los clientes cargar los fondos en las cajas para futuras compras.

Normalmente no requerirán ninguna tarifa de activación, al contrario de otras tarjetas de prepago, tampoco incluirán el logotipo del banco o el procesador (Visa, Mastercard, Amex, etc…).

No suelen ser recargables, por lo que una vez que se gasta el saldo, no tienen más uso.

Por lo general, solo se pueden usar en un mismo comercio, algunas de las más conocidas son las del Corte Inglés, Zara, Springfield y otras cadenas de supermercados.

Por lo general, solo se pueden usar en un mismo comercio, algunas de las más conocidas son las del Corte Inglés, Zara, Springfield y otras cadenas de supermercados.

Otra modalidad que está cada vez mas de moda son las tarjetas ofrecidas por las cadenas de restauración como son Starbucks, VIPS, etc que también ofrecen a los clientes tarjetas de regalo digitales y físicas.
Estas tarjetas hacen que sea conveniente para los clientes pagar por sus bebidas y comidas utilizando una aplicación o lector de tarjetas en la tienda para acelerar el proceso de pago.

Las tarjetas prepago de circuito abierto

Estas ofrecen por su el equivalente de efectivo que se puede utilizar en cualquier comercio donde se acepte el procesador de tarjetas de pago.

Las tarjetas de regalo de circuito abierto pueden ser de cualquiera de los principales procesadores, incluyendo American Express, Visa, Discover o MasterCard y siempre hay un banco o entidad certificada de dinero electrónico autorizada por el Banco de España.

Estas tarjetas mostrarán el logotipo del procesador de pagos y se pueden utilizar para realizar todo tipo de pagos electrónicos en casi cualquier lugar.

Tienen la ventaja de servir como una tarjeta de prepago estándar. Estas tarjetas son generalmente recargables permitiendo al usuario agregar fondos en su cuenta.

Las tarjetas de circuito abierto a veces requerirán una tarifa de activación mínima, de entre 5€ y 25€ que se debe pagar en el momento en que se compra y activa de manera automática la tarjeta.

Los pros y los contras de las tarjetas regalo

En general, las tarjetas de regalo pueden ser una buena opción para aquellos que están preocupados por perder su dinero en efectivo, que les roben, que necesiten hacer un regalo si tener que recurrir al cash, o que tengan hijos fuera de su casa por motivos de estudio.

Las tarjetas de regalo digitales son generalmente reemplazables, y son muy difíciles de perder por los rastros electrónicos del usuario.

Generalmente necesitan ser registradas para proporcionar un nivel de protección en caso de pérdida. Una vez registrados, la mayoría puede ser reemplazado fácilmente.

Son útiles para controlar y monitorear el gasto de los compradores más jóvenes limitando las cantidades y restringiendo los lugares donde se puede usar la tarjeta. Otro caso pueden ser las tarjetas que se ofrecen a los empleados de las empresas como gastos de manutención o comidas, o pagos por incentivos en la consecución de objetivos

Un problema común a todas las tarjetas de regalo de circuito cerrado, es que después de realizar las compras, puede haber pequeños saldos restantes que no se utilizarán.
Los consumidores se olvidan del saldo y a veces no se molestan en agotarlo. Aunque esto se empieza a normalizar, los comercios minoristas han reconocido esta tendencia y han pasado a la acción, de manera que el saldo restante de la tarjeta se puede añadir a las tarjetas de regalo nuevas que se soliciten.
Este beneficio, además de los aspectos convenientes que proporcionan las tarjetas y el hecho de que permiten a los minoristas recibir pagos antes de realizar la venta. Sirven como un incentivo para que las empresas amplíen sus programas de tarjetas de regalo. Es importante que los consumidores realicen un seguimiento de los saldos de sus tarjetas de regalo e investiguen cualquier situación inesperada que pueda surgir cuidadosamente.

No Comments
Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button
WhatsApp chat